viernes 16 de junio del 2000

  • La carencia de tribunales internacionales, una de las limitaciones: Teresita de Babieri

  • Derechos sexuales y reproductivos, preservan la dignidad de los seres humanos

    México DF., JUN 16, 2000 (Silvia Magally/CIMAC).- La antropóloga Teresita de Barbieri del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, consideró que una de las limitaciones de los derechos sexuales y reproductivos es la carencia de tribunales internacionales que resuelvan los casos en que los estados, gobiernos, instituciones privadas o personas, violen estos derechos o en cuando se impida que la justicia atienda las denuncias o sean ejecutadas las sentencias del poder Judicial.

    Resumió que los derechos sexuales y reproductivos son instrumentos que garantizan el ejercicio de la libertad, preservan la dignidad de los seres humanos, de ahí que sean inalienables e imprescindibles, tanto para mujeres como para hombres, por lo que deben ser respetados en todo el mundo, por los estados, los gobiernos , las entidades públicas y privadas.

    En su estudio “Derechos reproductivos y sexuales. Encrucijada en tiempos distintos”, Barbieri defiende el acceso a la educación, la información, y los servicios de anticoncepción, la maternidad segura y se pronuncia a favor de la prevención del aborto y del tratamiento del aborto incompleto.

    La antropóloga rechaza la penalización del aborto, más aún en los casos en que fallan los métodos anticonceptivos, así como también el hecho de que personal de salud se niegue a brindar servicios en materia sexual y reproductiva, anteponiendo sus ideas y creencias.

    Considera que a pesar de las existencia de documentos internacionales en materia de derechos sexuales y reproductivos, éstos tienen un estatuto jurídico relativamente débil, puesto que se derivan de consensos sobre planes y plataformas de acción, acordados en conferencias convocadas por las Naciones Unidas que no obligan a los signatarios.

    Advierte que en las sociedades latinoamericanas, un amplio sector de la población vive fuera del Estado de derecho, desconoce sus garantías y sus derechos constitucionales y legales, por lo que con mucha frecuencia es víctima de los abusos de poder y no tienen acceso a la justicia.

    Observa que porcentajes significativos de mujeres, niñas y niños son objeto de violencia, que se ejerce a través de diferentes formas, una de ellas son las esterilizaciones y vasectomías forzadas, realizadas por prestadores de los servicios de salud, que se ven presionados a cumplir metas demográficas en las instituciones que laboran, o bien porque una buena parte de sus salarios dependen de la productividad, medida por la incorporación de nuevas usuarias del dispositivo intrauterino y la práctica de métodos definitivos.

    El ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos constituyen un arma poderosa e instrumento para el apuntalamiento de los proyectos democráticos en la región latinoamericana, concluye, la investigadora.

    > Noticias del Día