comunicación e información de la mujer
viernes 10 de agosto del 2001

  • El Inmujeres será el medio para vigilar que la perspectiva de género sea aplicada en las secretarías de Estado

  • El gobierno mexicano está obligado a erradicar la discriminación de las mujeres: Incháustegui

    México DF, 10 de agosto, 2001 (Mónica Chavarría CIMAC).- Si los rezagos de la población femenina logran colocarse como demandas prioritarias en las agendas de trabajo de las secretarías del gobierno federal y, en consecuencia, se generan programas, proyectos o acciones encaminadas a solucionar las desigualdades entre hombres y mujeres, entonces nuestro país estaría aplicando una política pública transversal, con perspectiva de género, afirmaron académicas y funcionarias federales.

    A menudo se piensa que los programas impulsados por el gobierno federal benefician a toda la población, sin embargo, esto no es así, ya que las mujeres aún tienen rezagos en materia de educación, salud, empleo, entre otros, debido a que a ellas se les ha negado sistemáticamente su incorporación al desarrollo del país.

    Esta marginación y discriminación al género femenino, ha sido permanente durante siglos, debido a que se han mantenido modelos patriarcales de menosprecio hacia las mujeres, y se han socavado sus necesidades, pero también sus habilidades y potencial humano y productivo.

    Ante esta situación el gobierno mexicano está obligado a erradicar la discriminación de las mujeres, porque tiene que cumplir con los convenios internacionales como la Convención para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra las Mujeres (CEDAW), y también por las metas trazadas en el Plan Nacional de Desarrollo, aprobado recientemente, señaló Teresa Incháustegui, directora general de Operación y Monitoreo del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres).

    Por ello, el Inmujeres será el medio para garantizar que los lineamientos sobre la equidad de género sean aplicados en todas las secretarías del gobierno federal, a fin de que se “cumpla el principio de igualdad de oportunidades, trato y beneficios entre hombres y mujeres”.

    POLITICAS PUBLICAS CON EQUIDAD

    Incháustegui indicó que la elaboración de políticas públicas se fundamentan en el reconocimiento de las diferencias existentes en los sectores de la población, para luego “equilibrar las desigualdades sociales, a través de programas sectoriales” --de las secretarías de Estado.

    En tanto, Mercedes Barquet, investigadora en el Colegio de México (Colmex) e integrante del Consejo Consultivo del Inmujeres, dijo que para revertir el rezago de las mujeres en la cultura, educación, salud, empleo y economía, es urgente que el gobierno realice acciones “centralizadas en programas de igualdad de oportunidades”, para que éstos lleguen a todas las mujeres del país.

    No obstante, resaltó que la problemática de las mujeres no debe abordarse como una tarea aparte en las instancias del gobierno, sino por el contrario, como demandas integrales en cada una, para que se visibilice la situación de las mujeres.

    Así, continuó, la transversalidad de las políticas públicas con perspectiva de género quiere decir que los rezagos de las mujeres no sean un “guetto”, sino un problema derivado de la exclusión de ellas para impulsar su desarrollo.

    Barquet señaló que es tiempo de alcanzar la igualdad de oportunidades, pues hace más de 250 años se han demandado un programa de igualdad de oportunidades para las mujeres, y al respecto citó a Mary Wollestonecraft, escritora francesa que desde 1792 habló del acceso equitativo de mujeres y hombres.

    Por su parte, Patricia Espinosa Torres, presidenta del Inmujeres, señaló que para que las políticas públicas sean transversales se realizarán convenios con todas las instancias gubernamentales. Y para ello, el Inmujeres estará vigilando que cada secretaría elabore programas con perspectiva de género.

    A fin de que funcione la transversalidad de las políticas públicas, Espinosa Torres dijo que se realizarán monitoreos, seguimientos y evaluaciones a todas las acciones gubernamentales a fin de que realmente beneficien a la población femenina.

    Adicionalmente, dijo, se tendrá que vigilar el presupuesto que empleen las dependencias del gobierno federal para los programas “que incorporen a las mujeres en el desarrollo”.

    Por su parte, Isabel Bueno Lázaro, académica de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM y feminista, dijo que las políticas públicas son la respuesta del gobierno ante las necesidades concretas de la población en general, o de ciertos grupos, pero una política pública con perspectiva de género es aquella acción gubernamental que beneficia a todos los miembros de la sociedad y, por tanto, no excluye a nadie.

    Bueno Lozano señaló que para que la transversalidad de género se aplique en el gobierno federal, tendrán que sensibilizar a los funcionarios públicos sobre la condición social de las mujeres.

    Por último, Magdalena García Hernández, consejera consultiva del Inmujeres, puntualizó que la transversalidad de las políticas públicas es que la problemática de las mujeres sea entendida y valorada en todos los sectores y niveles en el gobierno federal.

    [Página Principal] [Agencia de Información] [Noticias del Día]