comunicación e información de la mujer
lunes 8 de enero del 2001

  • Prevenir defectos al nacimiento, su eje principal de trabajo

  • Fundagen, opción única para las mujeres de Quintana Roo

    Cancún, México, 8 de enero, 2001 (Lydia Cacho, corresponsal CIMAC).- De Carmenchu Beltrán, directora de la Fundagen se pueden decir muchas cosas, pero la que salta a la vista es la inteligencia y entereza con que enfrenta los problemas sociales de las mujeres, que conoce muy bien.

    Ella habla con CIMAC sobre los problemas de salud reproductiva de las mujeres en Quintana Roo, una de la pocas organizaciones no gubernamentales del estado que trabaja con solidez un proyecto con perspectiva de género.

    La historia

    Antonio López de Silanes y su esposa, dueños del laboratorio farmacéutico Silanes, perdieron un hijo por falta de atención perinatal, y a partir de ese momento, dedicaron gran parte de su vida a luchar por una mejor atención en el embarazo y para prevenir y detectar los defectos de nacimiento infantil, creando GEN (Grupo de Estudios del Nacimiento).

    La institución se dedica a elaborar estudios genéticos, ginecológicos, entre otros, para investigar la causa de los defectos de nacimiento infantil en México. Silanes dio todo el respaldo necesario al grupo de mujeres de Cancún, entre ellas Carmenchu, para crear Fundagen.

    ¿Cuál es la incidencia de defectos de nacimiento en México y su origen?

    Después de 15 años de estudios, el grupo GEN insiste en la necesidad de la prevención, puesto que el 40 por ciento de los defectos de nacimiento son de origen hereditario y genético, imposibles de evitar, pero el 60 por ciento de ellos son prevenibles. Cada dos minutos nace en el país una criatura con algún defecto. Del total, 750 mil eran irreversibles.

    México no está preparado con estrategias y políticas públicas para apoyar una familia con personas discapacitadas, quienes se convierten siempre en una carga moral y económica, para las madres, e incluso para el país porque afecta el desempeño laboral, especialmente de las madres trabajadoras, y las mujeres pauperizadas sufren doblemente.

    El origen básico de las discapacidades son los niños y niñas no deseados, productos de violaciones, de padres o madres adictas, y por supuesto, la nula atención de las embarazadas, que incluye la desnutrición materna. Hace 15 años no se hablaba de cuidados perinatales, una mujer embarazada con recursos tomaba vitaminas y ya está, explica la directora.

    ¿Cómo prevenir o conocer los defectos de nacimiento?

    Un solo ultrasonido durante el embarazo puede evitar un problema de nacimiento. Y eso pretendemos nosotras: que todas las mujeres de todas las condiciones sociales tengan acceso a la atención antes, después y durante el embarazo. Que las y los recién nacidos de familias pauperizadas tengan la oportunidad de una vida sana y plena.

    ¿Cuando crearon el Hospital?

    En 1993 constituimos Fundagen. Mari Carmen Córdova fue la primera presidenta, aunque antes ya trabajábamos como Damas Voluntarias Fundadoras en salud de mujeres, Niños y niñas.

    Con 30 mil pesos del primer Fondo de Conversión Social de Quintana Roo, se fundó un centro materno infantil. Se eligió Cancún porque tenemos el flujo migratorio más fuerte del país. 80 por ciento de nuestra población son jóvenes en edad reproductiva y de ellas el 58 por ciento son mujeres.

    Hasta hoy Fundagen atiende más de 750 consultas mensuales, de 20 a 30 partos y más de 1,500 análisis clínicos, en convenio con un laboratorio, para mujeres de bajos recursos.

    La infraestructura hospitalaria gubernamental no es suficiente para el crecimiento vertiginoso de nuestra ciudad. Por otra parte, las mujeres pauperizadas están desatendidas, pues pertenecen al sector laboral informal sin prestaciones de salud.

    El hospital es un Cimigen, que significa Centro de Investigación Materna Infantil Gen. Hay cuatro en México: Distrito Federal, San Luis Potosí, Tuxtla Gutiérrez (Chiapas) y Cancún. Su objetivo es traer al mundo niños y niñas sanas atendiendo primordialmente a las mujeres.

    Pertenecemos a Unidas Contra el Cáncer, hacemos el papanicolaou a mujeres sin recursos, ya tenemos un mamógrafo y cobramos una cuota mínima para que las mujeres sin recursos accedan a este servicio preventivo. Y aquellas con posibilidades económicas que pueden pagar bien, están costeando casi tres pruebas más.

    La construcción del Hospital se inició hace seis años, apenas ahora estamos terminando el quirófano, muy costoso, pero indispensable. Además del equipo pediátrico especializado, como son incubadoras.

    Es importantísimo notar que tenemos enfermeras que son licenciadas en enfermería y obstetricia, es decir terminaron preparatoria e hicieron cuatro años de carrera universitaria, más la especialización en Cimigen. No son técnicas en enfermería como en la mayoría de los hospitales de Cancún.

    El médico es Luis Francisco Nava y en la jefatura de piso está Dinorah Le Brun, una mujer muy preparada que se preocupa por que se les dé apoyo psico emocional a cada paciente.

    En la clínica se dan pláticas de sensibilización a las mujeres y a sus parejas, área para cuidado de infantes mientras las madres reciben atención y talleres juveniles sobre sexualidad y prevención de adicciones.

    El índice de papanicolaou que toman es muy elevado comparado con el resto de las clínicas, porque concientizan a las usuarias, además de que son otras mujeres quienes realizan el estudio. Lo importante es que se protejan, puedan prevenir desde un embarazo no deseado, hasta un nacimiento defectuoso, cáncer cérvico uterino o de mama, finaliza Beltrán.

    > Noticias del Día