comunicación e información de la mujer
sábado 27 de enero del 2001

  • Procampo y Progresa, programas insuficientes: RNPAR

  • La falta de alimentación, el mayor problema de las campesinas mexicanas

    México DF, 27 de enero, 2001 (Román González CIMAC).- Las mujeres del campo en México, por su rol de proveedoras de la familia, han identificado como uno de sus principales problemas, la alimentación, aseguró la Red Nacional de Promotoras y Asesoras Rurales (RNPAR).

    Las mujeres, agregó, a pesar del esfuerzo que realizan para la producción familiar y colectiva de hortalizas, conservación de alimentos, intercambios o trueques, el problema continúa profundizándose, pues sus acciones han sido hasta ahora sólo de resistencia frente al modelo neoliberal.

    Para la Red, el problema alimentario se resolverá hasta que haya un cambio radical en las políticas hacia el campo, de fomento a la producción nacional, valorando la producción campesina y no con programas “remediales”, que el gobierno mexicano ha instaurado en los últimos años como Procampo y Progresa.

    El problema alimentario, aseveró, afecta a toda la población mexicana, tanto a productores como a consumidores, así como en el campo y la ciudad. Sin embargo, agregó, los efectos son diferentes para cada sector, así las y los campesinos han sido excluidos como productores en este modelo neoliberal.

    La Red explicó que sus efectos se dejan sentir en el aumento de la pobreza y el deterioro de las condiciones de vida incluyendo los recursos naturales. “Los hombres del campo se ven obligados a migrar de sus lugares de origen dejando familias y tierras, y las mujeres se quedan al frente de la familia y la parcela”.

    Refirió que los grados de desnutrición aumentan, pues con base en la Encuesta Nacional de Alimentación en el Medio Rural Mexicano (ENAL/96), se observó que la prevalencia en el país es de 46.4 por ciento. 36.1 por ciento en primer grado, nueve por ciento en segundo grado, y 1.3 por ciento en grado tres.

    Apuntó que los niveles más altos de desnutrición se observaron en Guerrero, Yucatán, Campeche, Oaxaca, Puebla y Chiapas, estados con alta población indígena.

    Para enfrentar el problema alimentario, la Red consideró necesario construir el poder alimentario de la sociedad civil, a través de frenar los aspectos más negativos de la política agropecuaria, generar conciencia en la población acerca del problema y ganar espacios de decisión para impulsar cambios graduales.

    [Página Principal] [Agencia de Información] [Noticias del Día]